Videomensaje del Papa al tercer Simposio Internacional sobre la Amoris laetitia

2017-11-11 Radio Vaticana

Este sábado el Santo Padre Francisco envió un videomensaje al tercer Simposio Internacional sobre la Exhortación apostólica Amoris laetitia, convocado por la Oficina para la pastoral familiar de la Conferencia Episcopal Italiana. “El tema que se han propuesto: ‘El Evangelio del amor entre consciencia y norma’, es de gran relieve y puede iluminar el recorrido que las Iglesias en Italia están cumpliendo, también para responder al deseo de familia que emerge en el ánimo de las jóvenes generaciones”, comenzó observando el Papa.

“El amor entre hombre y mujer esta evidentemente entre las experiencias humanas más generativas, es fermento de la cultura del encuentro y trae al mundo actual una inyección de socialidad: verdaderamente ‘el bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia’. Precisamente la familia nacida del matrimonio genera lazos fecundos, que resultan el antídoto más eficaz al individualismo campante; sin embargo, en el camino del amor conyugal y de la vida familiar existen situaciones que reclaman elecciones arduas, de cumplir con rectitud. En la realidad doméstica a veces se presentan nudos concretos que enfrentar con conciencia prudente por parte de cada uno. Es importante que los esposos, los progenitores no sean dejados solos, sino acompañados en el compromiso de aplicar el Evangelio en lo concreto de la vida. Por otra parte, sepamos bien que ‘estamos llamados a formar las consciencias, no a pretender de sustituirlas’”.

El Obispo de Roma observó que el mundo contemporáneo arriesga confundir el primado de la consciencia con la autonomía exclusiva del individuo con respecto a las relaciones que vive.

“Como decía recientemente a la Pontificia Academia para la Vida, ‘hay quien habla hasta de egolatría, o sea de un verdadero y proprio culto de yo, sobre cuyo altar se sacrifica toda cosa, incluidos los afectos más queridos. Esta perspectiva no es inocua: ella plasma un sujeto que se mira continuamente al espejo, hasta volverse incapaz de dirigir los ojos a los demás y al mundo. La difusión de esta actitud tiene consecuencias gravísimas para todos los afectos y los lazos de la vida’. Es esta una ‘contaminación’ que corroe los ánimos y confunde las mentes y los corazones, produciendo falsas ilusiones”.

“Romano Guardini, en su texto sobre el tema de la consciencia, indica el camino para la búsqueda del verdadero bien. Escribe: ‘De esta prisión en mí mismo me libero solamente si encuentro un punto, que no sea mi yo; una altura más allá de mí. Alguna cosa sólida y operante que se afirma en mi interior. Y he aquí que llegamos a la raíz […] o sea a la realidad religiosa. Aquel bien […] es algo vivo. […] Es la plenitud de valor del mismo Dios viviente’.

Finalizando su mensaje, Francisco deseó “todo tipo de bien” para el trabajo en este Simposio. Que pueda ayudar a la Iglesia en Italia a asimilar y los contenidos y el estilo de la Amoris laetitia; pueda contribuir a la formación de los animadores de los grupos familiares en las parroquias, en las asociaciones, en los movimientos; pueda apoyar el camino de tantas familias, ayudándolas a vivir la alegría del Evangelio y a ser células activas en las comunidades, auguró.

(RC-SPC)  

(from Vatican Radio)