Seguir a Cristo caminando con la gracia de la perseverancia y sin triunfalismo

2013-04-13 Radio Vaticana

 (RV).-(audio) Cuando Dios toca el corazón de una persona, da una gracia que vale una vida, no hace "magia" que dura un momento. En su homilía de la misa del viernes en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco volvió a hablar sobre el clima de agitación que se vivía inmediatamente después de la muerte de Jesús, cuando los comportamientos y la predicación de los Apóstoles terminaron en el punto de mira de los fariseos y los maestros de la ley.
El Papa retomó las palabras de Gamaliel, un fariseo que propone al Sanedrín esperar y ver qué va a pasar con los seguidores del Nazareno.
Esto, dijo el Papa Francisco, "es un sabio consejo para nuestra vida, porque el tiempo es el mensajero de Dios: Dios nos salva en el tiempo, no en un momento. A veces hace milagros, pero en la vida cotidiana nos salva en el tiempo, nos salva “en la historia ", en la "historia personal" de cada uno. Por tanto el Señor, no utiliza “la varita mágica”. Al contrario da "la gracia y nos dice:"Ve, anda, camina en tu vida y da testimonio de todo lo que el Señor hace por nosotros".

Francisco advierte, sin embargo, que existe "una gran tentación: el triunfalismo". "El triunfalismo - afirma el Papa - no es del Señor. El Señor vino a la tierra con humildad. "El Señor nos enseña que en la vida no es todo magia, que el triunfalismo no es cristiano." La vida cristiana esta hecha de normalidad, pero vivida con Cristo, todos los días: "Ésta -señala el Papa- es la gracia que necesitamos: la de la perseverancia. Perseverar en el camino del Señor, hasta que al final, todos los días".
(ER RV)