Para Myanmar la paz es la única solución - El mensaje del cardenal Bo a los líderes religiosos del país

2017-05-12 L’Osservatore Romano

«Hemos venido no a contar las heridas del pasado, sino a contar las bendiciones de la paz. Hemos venido no a recordar las pesadillas de las épocas del pasado, sino a perseguir la promesa de paz para nosotros y las generaciones futuras. Nuestro país está en viaje hacia la paz plena, la justicia a los débiles, la prosperidad de todos»: es lo que dijo el cardenal Charles Maung Bo, arzobispo de Yangon, en un encuentro-peregrinación interreligioso en el que participaron más de doscientos responsables religiosos budistas, cristianos, musulmanes e hindúes de Mynamar. Presentes también los líderes políticos, institucionales y miembros de la sociedad civil del país.

«En este viaje sagrado, mis queridos hermanos y hermanas, hemos venido a celebrar nuestra unidad en la diversidad y para desmentir a los que ven las religiones como causa de conflicto. En una tierra que es muy religiosa y espiritual, cuna del budismo Theravada, el testimonio de los líderes religiosos — dijo el purpurado — tiene un impacto duradero en la vida de nuestro pueblo». En su intervención, el arzobispo de Yangon citó la gran contribución del budismo en el defender los valores como compasión y misericordia. «En este país — recordó — hay casi 500 mil monjes que pueden difundir el mensaje de Buda sobre la compasión. Hay setenta mil monjas budistas. Otras religiones como la católica tiene más de dos mil quinientas monjas y setecientos sacerdotes. Cada día, los que eligen la vida religiosa tiene una gran oportunidad de difundir el mensaje de sencillez, servicio y compartir».