Papa: misericordia de Dios a familias heridas y matrimonio verdad irrenunciable

2016-01-22 Radio Vaticana

Iglesia anuncia al mundo la familia ‘sueño de Dios’, misión apremiante y actual

(RV).- «Que la Virgen y San José obtengan a la Iglesia crecer en el espíritu de familia y a las familias sentirse cada vez más parte viva y activa del pueblo de Dios». Éste fue el anhelo del Papa Francisco al concluir su discurso, con motivo de la inauguración del Año Judicial del Tribunal de la Rota Romana:

«Queridos hermanos, el tiempo en que vivimos es muy comprometedor, tanto para las familias, como para los pastores, que estamos llamados a acompañarlas. Con esta conciencia, les deseo buen trabajo para el nuevo año que el Señor nos dona. Les aseguro mi oración y yo también cuento con la de ustedes».  

Con su cordial bienvenida, el Papa empezó su denso discurso, recordando el ministerio de la Rota Romana y destacó, en particular dos aspectos:

«El ministerio del Tribunal Apostólico de la Rota Romana ha sido desde siempre una ayuda al Sucesor de Pedro, para que la Iglesia, inescindiblemente unida a la familia, siga proclamando el designio de Dios Creador y Redentor sobre la sacralidad y belleza de la institución familiar. Una misión siempre actual y que adquiere mayor relevancia en nuestro tiempo.

Con la definición de la Rota Romana como Tribunal de la familia, quisiera poner de relieve otra prerrogativa, es decir que es el Tribunal de la verdad, del vínculo sagrado. Y estos dos aspectos son complementarios.

La Iglesia, en efecto, puede mostrar el indefectible amor misericordioso de Dios para con las familias, en particular a las heridas por el pecado y por las pruebas de la vida, y, al mismo tiempo, proclamar la irrenunciable verdad del matrimonio según el designio de Dios. Este servicio está confiado en primer lugar al Papa y a los Obispos».

El Papa Francisco recordó la importancia del Sínodo e hizo hincapié en la familia querida por Dios, que la Iglesia anuncia al mundo:

«En el camino sinodal sobre el tema de la familia, que el Señor nos ha concedido realizar en los dos años pasados, hemos podido cumplir, en espíritu y estilo de efectiva colegialidad, un profundo discernimiento sapiencial, gracias al cual la Iglesia ha indicado al mundo – entre otras cosas – que no puede haber confusión entre la familia querida por Dios y cualquier otro tipo de unión».

Tras reafirmar que «cuantos viven en un estado objetivo de error, siguen siendo objeto del amor misericordioso de Cristo y por lo tanto de la Iglesia», el Obispo de Roma volvió a señalar que «la familia fundada en el matrimonio indisoluble, unitivo y procreativo, pertenece al ‘sueño’ de Dios y de su Iglesia para la salvación de la humanidad». Y que «los errores que se refieren a la sacramentalidad del matrimonio deben ser examinados muy atentamente»:

«La Iglesia, por lo tanto, con renovado sentido de responsabilidad sigue proponiendo el matrimonio, en sus elementos esenciales – hijos, bien de los cónyuges, unidad, indisolubilidad, sacramentalidad – no como un ideal para pocos, a pesar de los modernos modelos centrados en lo efímero y lo transitorio, sino como una realidad que, en la gracia de Cristo, puede ser vivida por todos los fieles bautizados. Y por ello con mayor razón, la urgencia pastoral, que abraza todas las estructuras de la Iglesia, impulsa a converger hacia un intento común ordenado a la preparación adecuada al matrimonio, en una especie de nuevo catecumenadosubrayo esto: en una especie de nuevo catecumenado - tan deseado por algunos Padres Sinodales».

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)