• Audiencia General

Papa – Llamamiento del Papa Francisco por Siria

2014-01-22 L’Osservatore Romano

El Papa Francisco no quiso que faltase su apoyo personal al fatigoso compromiso de la comunidad internacional para construir la paz en Siria. Así, durante la audiencia general del miércoles 22 de enero, por la mañana, mientras en Montreux iniciaba la conferencia internacional por el país medioriental —un prólogo de las negociaciones del próximo 24 de enero que se realiza en Ginebra y en los cuales participa una delegación de la Santa Sede formada por el arzobispo Silvano M. Tomasi, observador permanente ante la Oficina de las Naciones Unidas e instituciones especializadas en Ginebra, y monseñor Alberto Ortega Martín, oficial de la Secretaría de Estado— el Pontífice renovó su invitación a fin de que no se ahorre «ningún esfuerzo para alcanzar con urgencia el cese de la violencia y el fin del conflicto». 

El Papa Francisco deseó también «un camino decidido de reconciliación, concordia y reconstrucción con la participación de todos los ciudadanos», invitándoles a ver en el otro «no a un enemigo, no un a competidor, sino a un hermano a quien acoger y abrazar».

Poco antes, el Papa Francisco había propuesto a los fieles presentes en la plaza de San Pedro para la audiencia general, una reflexión sobre la Semana de oración por la unidad de los cristianos, iniciada el sábado pasado, 18 de enero.

Tras explicar los orígenes de esta «iniciativa espiritual, muy valiosa», capaz ya de implicar a todas las comunidades cristianas, el Pontífice denunció «el escándalo de las divisiones» que aún permanecen. «El nombre de Cristo —dijo con fuerza— crea comunión y unidad, no división. Él vino para crear comunión entre nosotros, no para dividirnos». También porque las divisiones, añadió, «debilitan la credibilidad y eficacia de nuestro compromiso de evangelización y amenazan con vaciar la Cruz de su poder». Para alcanzar el don de la unidad, concluyó, es necesaria mucha oración, humildad, reflexión y continua conversión.