Papa Francisco: recen por mi Ministerio universal

2016-02-20 Radio Vaticana

Comunión del pueblo cristiano con Pedro y la Santa Sede

(RV).- En la audiencia jubilar del Año Santo de la Misericordia, del sábado que precede la fiesta de la Cátedra de San Pedro, el Papa Francisco hizo hincapié en esta antigua celebración con la que la Iglesia Católica da gracias a Dios por la misión confiada al apóstol Pedro y a sus sucesores, y pidió oraciones por su ministerio petrino:

«El próximo lunes será la fiesta de la Cátedra del Apóstol Pedro, día de especial comunión de los creyentes con el Sucesor de San Pedro y con la Santa Sede. Esta celebración, en este Año Santo, será también jornada jubilar para la Curia Romana, que trabaja cotidianamente al servicio del pueblo cristiano. Los exhorto a perseverar en la oración en favor de mi Ministerio universal y les agradezco vuestro compromiso en la edificación cotidiana de la comunidad eclesial».

Con sus fervientes deseos de que el Jubileo de la Misericordia sea para todos un tiempo de gracia y de renovación espiritual, en especial en el tiempo de Cuaresma,  el Papa Francisco invocó la alegría y la paz del Señor Jesús, con el amparo de María:

«Con la ayuda de la bienaventurada Virgen María, Madre de la Misericordia, asumamos también nosotros el compromiso de la misericordia

«Al cumplir esta peregrinación jubilar, que Dios los bendiga con un gran coraje para abrazar cotidianamente vuestra cruz y con un vivo anhelo de santidad para iluminar de esperanza la cruz de los otros hermanos. Cuento con vuestras oraciones por mí ¡Buen Camino de Cuaresma!»

Con su cordial bienvenida a los peregrinos de lengua árabe, en particular a los provenientes de Oriente Medio, el Obispo de Roma alentó el testimonio y compromiso cristiano:

«Queridos hermanos y hermanas, Jesús es la expresión del compromiso de Dios con nosotros, correspondamos a su amor y llevemos su misericordia a través de un compromiso de vida que es testimonio de nuestra fe en Cristo»

En sus palabras a los peregrinos polacos, el Papa recordó la invitación de Jesús a Santa Faustina Kowalska, canonizada por San Juan Pablo II, que instituyó que el segundo domingo de Pascua sea para toda la Iglesia el domingo de la Divina Misericordia:

«Santa Faustina en su ‘Diario’ escribió las palabras de Jesús: ‘Hija mía, mira mi corazón misericordioso y haz que su piedad se reproduzca en tu corazón y en tus acciones, de modo que tú misma, que proclamas en el mundo mi misericordia, estés inflamada por ella’ (1688) Hermanos y hermanas, experimentando, en especial durante esta Cuaresma el misterio de la Divina Misericordia, intentemos ser también nosotros misericordiosos con los demás, perdonando las ofensas recibidas. ¡Alabado sea Jesucristo!»

Reiterando su anhelo de «que el Jubileo de la Misericordia sea para todos una oportunidad para redescubrir la importancia de la fe y para difundir en lo cotidiano la belleza del amor de Dios hacia cada hombre», el Papa deseó una vez más que el Jubileo de la Misericordia nos permita comprender el compromiso de Dios hacia cada uno de nosotros y transforme nuestra vida en un compromiso de misericordia hacia todos.

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)