Mensaje del Santo Padre, firmado por el cardenal Secretario de Estado, al obispo de Ávila con motivo del Encuentro Internacional del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (11 de julio de 2017)

MENSAJE DEL DEL SANTO PADRE FRANCISCO,
FIRMADO POR EL CARDENAL SECRETARIO DE ESTADO,
AL OBISPO DE ÁVILA CON OCASIÓN DEL ENCUENTRO INTERNACIONAL
DEL MOVIMIENTO MUNDIAL DE TRABAJADORES CRISTIANOS
[ÁVILA, 15-21 DE JULIO DE 2017]

A su excelencia
monseñor Jesús García Burillo,
obispo de Ávila

Con motivo del Encuentro Internacional del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos, que se celebra en Ávila, el papa Francisco saluda a todos los delegados presentes y se une a su alegría y acción de gracias a Dios por estos 50 años de presencia cristiana en el mundo del trabajo y de caminar al lado de tantos hermanos trabajadores, compartiendo sus gozos y esperanzas, sus alegrías y sus penas.

«Tierra, techo y trabajo para una vida digna», es el lema de vuestro encuentro. Efectivamente, la dignidad de la persona está muy unida a estas tres realidades, que expresan esa experiencia fundamental para el ser humano que es la de sentirse arraigado en el mundo, en una familia, en una sociedad. Tierra, techo y trabajo significa luchar para que todo el mundo viva conforme a su dignidad y nadie se vea descartado. A esto nos anima nuestra fe en Dios, que envió a su Hijo al mundo para que, compartiendo la historia de su pueblo, viviendo en una familia y trabajando con sus manos, pudiera redimir y salvar lo humano con su muerte y resurrección. Así pues, el Santo Padre les exhorta a perseverar con renovado impulso en sus esfuerzos para acercar el Evangelio al mundo del trabajo y también para que la voz de los trabajadores siga resonando en el seno de la Iglesia.

Con estos deseos, e invocando la intercesión de la Virgen María, les pide que no dejen de rezar por él y les imparte la implorada bendición apostólica.

Vaticano, 11 de Julio de 2017

Cardenal Pietro Parolin
Secretario de Estado de su Santidad