Los pobres y las víctimas de la usura en el corazón del Papa en la Catequesis durante la Audiencia General

2016-02-10 Radio Vaticana

(RV).- En la catequesis impartida en el miércoles de Cenizas que marca el inicio del tiempo litúrgico de la Cuaresma, el Papa Francisco reflexionó sobre el Pasaje del Levítico, que habla de la antigua institución del jubileo:

 

Los hombres administradores de la Tierra

“Queridos hermanos: Reflexionamos hoy sobre el sentido bíblico del Jubileo. Cada 50 años, en el día de la expiación, tenía lugar un gran evento de liberación. Consistía en una especie de indulto general por el que se cancelaban las deudas y se restituía la tierra a sus propietarios. La idea central es que la tierra pertenece a Dios y ha sido confiada a los hombres como administradores”.

Prescripciones como aquella del jubileo, explicó el Papa hablando en italiano, servían para combatir la pobreza y la desigualdad, garantizando una vida digna para todos y una ecua distribución de la tierra en la cual habitar y de la cual sacar el sustento: “Esto hoy, podemos pensarlo y volver a pensarlo; que cada uno en su corazón piense, si tiene demasiadas cosas. ¿Por qué no dejar a aquellos que no tienen nada, el diez por ciento, el cincuenta por ciento? Que el Espíritu Santo inspire a cada uno de ustedes”.

Efectivamente, la finalidad del jubileo, era una sociedad basada en la igualdad y la solidaridad, en la que la libertad, la tierra y el dinero se convirtiesen en un bien para todos y no sólo para algunos: “El jubileo bíblico era un verdadero jubileo de la misericordia, que tenía la función de ayudar al pueblo a vivir una fraternidad concreta buscando, a través de la ayuda recíproca, el bien del hermano necesitado. Otras instituciones, como el pago del diezmo y las primicias, así como la prohibición de dar préstamos con intereses desproporcionados, estaban también destinadas a favorecer a los pobres, a los huérfanos y a las viudas”.

La usura un pecado grave

Deteniéndose a explicar cada una de estas instituciones, el pontífice remarcó aquella de dar préstamos con intereses desproporcionados, o bien, la usura: “¡Cuántas familias están en la calle, víctimas de la usura! Por favor, recemos, para que en este jubileo el Señor quite del corazón de todos nosotros estas ganas de tener de más, de la usura”. “Cuánto sufrimiento acarrea a las familias”. “Cuántos hombres terminan en el suicidio”, agregó, porque “no tienen una mano extendida que les ayude”, sino solamente aquella “que viene a hacerles pagar los intereses, mientras en cambio, el Señor, ha prometido su bendición a quien abre la mano para dar con amplitud.

Concluyendo su catequesis en español, el Obispo de Roma indicó que el mensaje del jubileo bíblico  “nos invita a construir una tierra y una sociedad basada en la solidaridad, en el compartir y en la repartición justa de los recursos. Al comenzar hoy el tiempo de cuaresma, pidámosle al Señor que nos ayude a prepararnos para la Pascua abriendo nuestros corazones a su misericordia, para que también nosotros sepamos vivirla en nuestra vida diaria, con las personas que nos rodean.”

(GM - RV)

 

(from Vatican Radio)