“Invoquemos la gracia de Dios para vencer la indiferencia”, el Papa después del Ángelus

2016-01-03 Radio Vaticana

(RV).- Después de rezar la oración mariana, el Obispo de Roma dirigió su saludo a los numerosos fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro. El primer domingo del año, el Papa Francisco recordó el compromiso asumido en la Solemnidad de María Santísima, Madre de Dios y Jornada Mundial de la Paz, que tiene por lema: “Vence la indiferencia y conquista la paz”; e invitó a todos invocar la gracia de Dios para hacer realidad esta tarea.

El Pontífice también renovó a todos su deseo “de paz y de bien en el Señor”, y a poner en sus manos todos los momentos de nuestra vida, los alegres y también los tristes, ya que Él es “nuestra misericordia y nuestra esperanza”, dijo el Papa.

“Y a todos –  concluyó diciendo el Santo Padre – les deseo un feliz domingo”. A la vez que pidió que no se olviden de rezar por y él, y se despidió, como es costumbre,  con la conocida frase de “buen almuerzo y hasta la vista”.

Texto y audio completo de los saludos del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas,

Dirijo un cordial saludo a ustedes, fieles de Roma y peregrinos llegados de Italia y de otros países. Saludo a las familias, a las asociaciones, a los diferentes grupos parroquiales, en particular a aquel de Monzambano, los confirmandos de Bonate Sotto y los jóvenes de Maleo.

En este primer domingo del año renuevo a todos los deseos de paz y de bien en el Señor. ¡En los momentos alegres y en aquellos tristes, confiemos en Él, que es nuestra misericordia y nuestra esperanza! También recuerdo el compromiso que hemos asumido el primer día del año, Jornada de la Paz: “Vence la indiferencia y conquista la paz”; con la gracia de Dios, podremos ponerlo en práctica. Y recuerdo también ese consejo que muchas veces les he dado: todos los días leer un párrafo del Evangelio, un pasaje del Evangelio, para conocer mejor a Jesús, para abrir nuestro corazón a Jesús, y así podemos hacerlo conocer mejor a los demás. Llevar un pequeño Evangelio en el bolsillo, en la cartera: nos hace bien. No se olviden: cada día leamos un pasaje del Evangelio.

Les deseo buen domingo y buen almuerzo. Y, por favor, por favor, no se olviden, de rezar por mí. Hasta la vista.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

(from Vatican Radio)