FRANCISCO RECIBE AL CENTRO FEMENINO ITALIANO: AMPLIAR EL ESPACIO PARA LA PRESENCIA DE LA MUJER EN LA IGLESIA

Ciudad del Vaticano, 25 enero 2014 (VIS).-El Papa ha recibido esta mañana en audiencia a las representantes del CIF (Centro Italiano Femenino), con motivo del congreso de ese organismo , nacido en 1944 con el objetivo de coordinar a las mujeres y asociaciones de inspiración cristiana para contribuir a la reconstrucción del país a través de la participación democrática, la promoción humana y la solidaridad. Actualmente el CIF, está formado por mujeres que se proponen actuar con las instituciones para el pleno ejercicio de los derechos de ciudadanía y que colaboran con otras de culturas diversas. Trabajan en el ámbito civil, social y cultural para construir una democracia solidaria y una convivencia fundada en el respeto de los derechos humanos y la dignidad de la persona según el espíritu y los principios cristianos, la Constitución y las leyes italianas y las normas de derecho comunitario e internacional.

En el discurso que les ha dirigido, Francisco ha agradecido la labor que han desempeñado en estos 60 años atestiguando el papel de la mujer en la sociedad y en la comunidad eclesial, observando que en las últimas décadas “junto a otras transformaciones culturales y sociales, también la identidad y el papel de la mujer en la familia, en la sociedad y en la Iglesia , han experimentado cambios significativos, y en general, la participación y la responsabilidad de las mujeres han ido en aumento”.

En ese proceso, ha recordado, ha sido y es importante “el discernimiento por parte del Magisterio de los Papas”, sobre todo la publicación en 1988 de la Carta Apostólica del beato Juan Pablo II “Mulieris dignitatem” sobre la dignidad y vocación de la mujer y el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 1995, sobre el tema "La mujer :educadora de paz. " .“Yo también - ha añadido- he recordado la contribución vital de las mujeres en la sociedad ... y me alegra ver que muchas comparten algunas responsabilidades pastorales con los sacerdotes acompañando personas, familias y grupos, así como en la reflexión teológica y he manifestado el deseo de que se amplíen los espacios para que la presencia femenina sea más capilar e incisiva en la Iglesia.”

Si en el mundo del trabajo y en la esfera pública es importante una contribución más extensa del genio femenino -ha añadido- esa aportación sigue siendo indispensable en el ámbito de la familia, que para nosotros los cristianos no es simplemente un lugar privado, sino la " Iglesia doméstica " , cuya salud y prosperidad son condiciones vitales para las de la Iglesia y las de la sociedad... En este punto surge la pregunta: ¿ Cómo es posible crecer en presencia efectiva en muchas áreas de la esfera pública , en el mundo del trabajo y en los lugares donde las decisiones son más importantes , y al mismo tiempo mantener una presencia y una atención preferente y especial en y para la familia?”.

En el diálogo con Dios iluminado por su Palabra -ha señalado Francisco- la mujer cristiana busca responder siempre de nuevo a la llamada del Señor, en su condición concreta. Una oración , ésta, siempre apoyada por la presencia materna de María . Ella, que custodió a su divino Hijo , que propició su primer milagro en las bodas de Caná , que estaba presente en el Calvario y en Pentecostés , os muestre el camino a seguir con el fin de profundizar en el sentido y el papel de la mujer en la sociedad y ser totalmente fieles al Señor Jesucristo y a vuestra misión en el mundo”.