Francisco da las buenas noches a los fieles que le esperan en la Nunciatura

2016-02-14 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco dio las buenas noches a un grupo de fieles que le esperaban en la puerta de la Nunciatura el sábado por la noche. Con ellos rezó a la Virgen María, les dio la bendición y les recordó que “la Virgen es mamá, es buena, es madre”. Escuchemos en este audio el emotivo momento:

Palabras del Papa:

Bueno, ¿están muy cansados? (Responden: ¡No!). ¿Podemos seguir hasta las 4 de la mañana? (Responden: ¡Sí!). Bueno, pero va a hacer un poco largo. Vamos a recibir la bendición antes de irnos a dormir. ¿Seguro? (Responden: ¡Sí!). A ver, todos juntos, todos juntos, en silencio, ahora vamos a rezar primero a la Virgen.

(Rezan el Ave María)

Cada uno de ustedes tiene algún problema en el corazón o muchos pero no los digan, piénsenlos, y ahora, se los vamos a ofrecer a la Virgen para que meta mano ella y arregle. La Virgen es mamá, es buena, es madre, algunos dicen: “No es suegra” (Risas). Es buena y ella puede meter su mano, su corazón, su amor en los problemas que nosotros tenemos, pero también los amigos nuestros tienen problemas y nosotros lo sabemos, no porque seamos adivinos sino porque somos chismosos, y entonces uno le cuenta al otro y así se va corriendo, pero pensemos también en los problemas de los amigos. Entonces vamos a hacer esto: en silencio cada uno piensa qué problemas tiene, piensa en sus amigos, los problemas que tienen sus amigos y, después, piensen en alguna persona que no conocen y que debe tener un gran problema, pónganle el nombre que quieran. Y ahora le vamos a pedir a Dios que por medio de la Virgen tome nuestros problemas, el problema de nuestros amigos y el problema de esa persona que nosotros no conocemos y nos bendiga a todos. Y que la bendición de Dios Todopoderoso, del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.

Bueno, mañana es domingo, hay que ir a misa, les agradezco mucho la compañía que me hacen acá, ahora empieza a bajar el frío, hay que ir a la camita. Gracias, que descansen y recen por mí, y que Dios los bendiga.

(MZ-RV)

(from Vatican Radio)