El método preventivo de «Amoris laetitia» · La pastoral de la familia de don Bosco al Papa Francisco

2017-11-28 L’Osservatore Romano

«La familia en el camino sinodal de la Iglesia: perspectivas y oportunidades»: este es el tema de la intervención que el arzobispo de Chieti – Vasto trató el lunes 27 de noviembre en Madrid en el ámbito del congreso sobre pastoral juvenil y familia promovido por la congregación salesiana. Publicamos amplios extractos.

¿Cuáles son los aspectos fundamentales que se deben profundizar para favorecer una experiencia de Iglesia en la que la familia encuentre su espacio de acogida y el motivo para reforzar su identidad y su misión creyente? El sexto capítulo de la exhortación Amoris laetitia -dedicado a «Algunas perspectivas pastorales»- examina precisamente las modalidades con las que «anunciar el Evangelio de la familia hoy». Se afirma, entre otras: «La pastoral familiar debe hacer experimentar que el Evangelio de la familia es respuesta a las esperas más profundas de la persona humana: a su dignidad y a la realización plena en la reciprocidad, en la comunión y en la fecundidad. No s trata solo de presentar una normativa, sino de proponer valores, respondiendo a la necesidad de ellos que se constata hoy, también en los países más secularizados. Además, es necesaria una evangelización que denuncie con franqueza los condicionamientos culturales, sociales, políticos y económicos, como el excesivo espacio dado a la lógica del mercado, que impiden una auténtica vida familiar, determinando discriminaciones, pobreza, exclusiones y violencia».(Amoris laetitia, 201). Con el fin de promover el protagonismo pastoral de la familia es necesario formar en eso sobre todo a quien se prepara para el matrimonio: «Tanto la preparación próxima como el acompañamiento más prolongado deben hacerse de tal modo que los prometidos no vean el casarse como el fin del camino, sino que asuman el matrimonio como una vocación que les lanza hacia delante, con la firme y realista decisión de atraversar juntos todas las pruebas y momentos difíciles». (ibidem, 211).

de Bruno Forte