Diálogo, única vía ·Llamamiento de Macron y Trump para una solución política de la crisis siria mientras en Ginebra se abren nuevos coloquios

2017-11-28 L’Osservatore Romano

«El único foro legítimo para encontrar una solución política a la crisis siria es el de Ginebra bajo la mediación de la ONU». Este es el mensaje lanzado por el presidente estadounidense, Donald Trump y por el presidente francés, Emmanuel Macron, al término de un coloquio ayer. Los dos líderes -según cuanto se refiere en una nota oficial- han concordado sobre la necesidad de reforzar el diálogo entre las partes en causa y hacer de todo para eliminar cualquier factor de desestabilización en la región. 

El llamamiento de los dos presidentes se produjo precisamente la vícpera de la octava ronda de negociaciones entre gobierno y oposición siria que se abre oficialmente hoy en Ginebra. Serán dos lso temas centrales de esta nueva vuelta de negociaciones: las elecciones y la nueva constitución. La única incógnita es la participación de la delegación del régimen de Damasco. «No aceptamos precondiciones sobre negociaciones para Siria de ninguna de las partes y todas las involucradas deben trabajar juntas con el objetivo común de elecciones libres y bajo la supervisión de la ONU», declaró ayer el enviado especial de Naciones Unidas Staffan de Mistura, en el curso de una videoconferencia en conexión con el Consejo de seguridad. Sobre el hecho de que el gobierno sirio no haya confirmado su participación, de Mistura precisó después: «Naturalmente esperamos todavía que y esperamos que Damasco se pondrá pronto en marcha». Por su parte, también ayer, el Consejo de seguridad «reafirmó el pleno apoyo a los esfuerzos» de de Mistura «para facilitar un acuerdo político duradero para la crisis siria a través de un proceso que satisfaga las aspiraciones del pueblo». Los quince reafirmaron que «no hay solución militar al conflicto» y confirmaron «el compromiso por la soberanía, la unidad, la independencia y la integridad territorial de Siria, pidiendo a todas las partes participar sin precondiciones en el proceso político de Ginebra».