De María los rasgos físicos iguales y de José carpintero el carácter y la fortaleza humana

2017-03-19 Radio Vaticana

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

Como la diferencia entre lo natural y lo sobrenatural es absoluta, entre el seno del Padre Dios y el pueblito de Nazaret, Jesús quedó en manos de un hombre. El Hijo de Dios nacido de María, hasta los 30 años está a la sombra de un carpintero. Un hombre de fe, con una experiencia de Dios fuerte a partir del embarazo sobrenatural de su comprometida y con el corazón humilde del que se gana la vida trabajando para el pan de la familia.

Por eso, si todos los rasgos físicos de Jesús son los de su madre, porque lleva solo su sangre, en todo lo demás, Jesús sale a José de Nazaret en su carácter humano y en los gestos. ¿El trabajo de andar y andar los pueblos y las calles predicando a la intemperie y la pasión entera con la cruz a su espalda hubiera podido soportarlos sin la fortaleza física de los 30 años con el carpintero? Y por qué no también su fortaleza espiritual, sicológica, ayudada sin duda de la gracia, tenían la base en su padre adoptivo san José.

Los padres en aquel tiempo eran los catequistas, y Jesús rezaba profunda, larga y silenciosamente. Pero, ¿al modo de María o al modo del carpintero humilde y trabajador que en la mayoría de las imágenes que tenemos en las iglesias, sostiene en sus brazos a Jesús como un niño pequeño?

(from Vatican Radio)