• El papa Francisco en Polonia. Vía Crucis con los jóvenes

Catequesis del Papa: El Jubileo bíblico deseaba una tierra sin pobres

2016-02-10 Radio Vaticana

(RV).- Con la lectura de un pasaje del Antiguo Testamento, tomado del libro del Levítico (25, 9 b -10.12 a) que alude al día de la expiación para santificar el quincuagésimo año, y proclamar una liberación para todos los habitantes del país, el Papa Francisco reflexionó en su catequesis sobre el sobre el sentido bíblico del Jubileo.

En efecto, hablando en italiano, el Obispo de Roma recordó que cada cincuenta años, en “el día de la expiación” (Lv 25,9), cuando todo el pueblo invocaba la misericordia del Señor con un fuerte toque de trompeta, se anunciaba este gran evento de liberación, puesto que también permitía recobrar las propiedades y regresar a sus familias, lo que representaba – dijo – una especie de “condono general”, mediante el cual se permitía a todo el Pueblo de Dios regresar a la situación originaria, con la cancelación de toda deuda, la devolución de la tierra y la posibilidad de gozar nuevamente de su propia libertad.

El Santo Padre se refirió a este pueblo santo en el que la prescripción del jubileo servía para combatir la pobreza y la desigualdad, garantizando una vida digna para todos con una distribución ecuánime de la tierra en la que vivir. Y explicó, tal como afirma el libro del Génesis, que la idea central es que la tierra pertenece originariamente a Dios y ha sido encomendada a los hombres, de modo que nadie puede atribuirse su posesión exclusiva, creando situaciones de desigualdad.

Con el jubileo – dijo también el Papa – quien era pobre volvía a tener lo necesario para vivir y quien era rico devolvía al pobre lo que le había tomado, puesto que su finalidad era lograr una sociedad basada en la igualdad y la solidaridad, donde la libertad, la tierra y el dinero volvían a convertirse en un bien para todos y no sólo para unos pocos.

El mensaje bíblico es muy claro – afirmó el Papa Francisco al concluir su catequesis –. Abrirse con coraje a la participación entre conciudadanos, familias, pueblos y continentes. Y añadió que contribuir a realizar una tierra sin pobres, quiere decir construir una sociedad sin discriminaciones, basada en la solidaridad que lleva a compartir lo que se posee, mediante una distribución de los recursos fundada en la fraternidad y en la justicia.

(María Fernanda Bernasconi - RV).

(from Vatican Radio)