Carta apostólica del Papa Francisco con ocasión del inicio del Año de la vida consagrada- Testigos de la alegría

2014-11-28 L’Osservatore Romano

«Espero que “despertéis al mundo”, porque la nota que caracteriza la vida consagrada es la profecía». Es una fuerte invitación a ser testigos creíbles e incisivos en la sociedad, la carta apostólica que el Papa Francisco dirigió el 21 de noviembre a los consagrados con ocasión de la apertura, el primer domingo de Adviento, del Año de la vida consagrada. «Hay toda una humanidad que espera» escribe el Pontífice que pide a los consagrados «gestos concretos de acogida» y desea la adecuación de obras y estructuras a las nuevas exigencias «de evangelización y de caridad». Un testimonio que requiere el sello de la alegría: «Estamos llamados a experimentar y demostrar que Dios es capaz de colmar nuestros corazones y hacernos felices, sin necesidad de buscar nuestra felicidad en otro lado».

Texto de la carta apostólica