​Bendita exageración - Beatificado en Dublín el Jesuita John Sullivan

2017-05-15 L’Osservatore Romano

Jesuita de «vida simple y retirada», padre John Sullivan no realizó nunca «gestos clamorosos», pero su «constante ejercicio cotidiano de las pequeñas virtudes, como la paciencia, la gratitud, la amabilidad» y su incansable dedicación «a socorrer a los pobres, los enfermos y quienes sufren», lo han llevado al honor de los altares. Lo subrayó el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en la homilía de la misa de la beatificación del religioso irlandés celebrada el sábado 13 de mayo en Dublín, en la iglesia de San Francisco Javier. «Pobre entre los pobres», dijo el purpurado recordando algunos testimonios del proceso para la beatificación, hizo caridad, con atención afectuosa por los más pobres y los descartados de la sociedad, el hilo conductor de su vida sacerdotal.