Audiencia general: dolor del Papa por matanza en Nigeria y República Centroafricana y oración con los peregrinos del mundo

2017-08-09 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco reiteró su profundo pesar por el ataque perpetrado por un grupo de hombres armados en una iglesia en Ozubulu, en el sureste nigeriano.

Como hizo en un telegrama, enviado en su nombre por el Cardenal Secretario de Estado al Obispo Hilary Paul Odili Okeke, con su especial cercanía en la oración, también en su audiencia general, el Santo Padre expresó su repulsa por la violencia con un apremiante llamamiento asimismo por las recientes violencias contra los cristianos en la República Centroafricana:

«Me causó profundo dolor la matanza que ocurrió el pasado domingo en Nigeria, en el interior de una iglesia, donde fueron asesinadas personas inocentes.

Y lamentablemente, esta mañana, ha llegado la noticia de violencias homicidas también en la República Centroafricana, en contra de las comunidades cristianas.

Deseo que cese toda forma de odio y de violencia y que no se repitan nunca más crímenes tan vergonzosos, perpetrados en lugares de culto, donde los fieles se reúnen para rezar.

Pensemos en nuestros hermanos y hermanas de Nigeria y de la República Centroafricana.

Recemos juntos. Ave María…»

Con su cordial bienvenida a los peregrinos provenientes de tantos países, el Obispo de Roma encomendó a todos a la Virgen Santa, con el anhelo de que enriquezca la vida de cada uno con frutos de bien. Y sintetizando su catequesis dedicada al perdón de Dios, alentó a testimoniar  en el mundo la misericordia divina que nos transforma y nos renueva en la esperanza.

Nuestra Señora de Jasna Gora y el Santuario mariano polaco de Czestochowa, en el saludo entrañable del Papa Francisco a los peregrinos de Polonia:

«Queridos hermanos y hermanas, que el perdón de nuestros pecados que recibimos como don del amor misericordioso de Cristo, sea para nosotros fuente de esperanza y motivo para ser misericordiosos hacia los demás.

Hoy, en especial, me uno espiritualmente a aquellos que desde diversas ciudades de Polonia acuden a pie en peregrinación hacia el Santuario de la Madre de Dios de Jasna Gora. Que la Madre y Reina de Polonia acoja la fatiga y las oraciones de los peregrinos y obtenga de su Hijo la plenitud de las gracias para ellos, para sus familias y para toda la nación».

También en su saludo a los peregrinos de lengua árabe, en particular a los de Egipto, Tierra Santa y Oriente Medio, el Santo Padre recordó la misión de la Iglesia de anunciar a todos la misericordia de Dios:

«Jesús no fundó una Iglesia compuesta por personas buenas y justas, sino por pecadores y personas débiles, que, habiendo experimentado la misericordia de Dios intentan vivir su voluntad, en su caminar de la vida cotidiana.

Por lo tanto, la misión primaria y fundamental de la Iglesia es la de ser un hospital de campo, y un lugar de sanación, de misericordia y de perdón y de ser fuente de esperanza para todos los que sufren, los desesperados, los pobres, los pecadores y los descartados».

Como es tradicional, antes de su bendición, el saludo del Papa a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados:

«Deseo, queridos jóvenes, que el encuentro con tantos lugares cargados de cultura, de arte y de fe sea ocasión propicia para conocer e imitar el ejemplo que nos dejaron tantos testigos del Evangelio, que vivieron aquí. Como san Lorenzo, cuya fiesta celebramos mañana.

Los aliento a ustedes, queridos enfermos a unirse constantemente a Jesús sufriente llevando con fe la cruz por la redención del mundo. Y les deseo, a ustedes, queridos recién casados, que construyan su nueva familia sobre el sólido cimiento de la fidelidad al Evangelio del Amor».

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)