ASIA/PAKISTÁN - Cristianos, hindúes y musulmanes dan su último adiós al sacerdote, educador y primer fraile menor paquistaní

Karachi - Una multitud emocionada de sacerdotes, religiosos, fieles, cientos de estudiantes y ex estudiantes, -muchos de ellos hindúes y musulmanes-, participó en la misa funeral el 6 de diciembre en la catedral de San Patricio de Karachi, para acompañar y rendir su último saludo al padre John Baptist Todd OFM, conocido sacerdote pakistaní y educador franciscano de Karachi. El padre Todd murió en el hospital de la Sagrada Familia el 4 de diciembre a la edad de 96 años después de 70 de sacerdocio. El arzobispo Joseph Coutts, que guía a la comunidad de Karachi, presidió la misa funeral concelebrada por monseñor Samson Shukardin OFM, obispo de Hyderabad, también fraile menor. Este recordó así a su hermano: “Era un hombre de sólidos principios, severo con sus estudiantes pero también muy cariñoso hacia cada uno de ellos. Será recordado como un hombre de oración durante toda su disciplinada vida de servicio a la educación en Pakistán”, añadió.

El padre Todd fue el primer fraile menor pakistaní y sirvió a la nación durante 70 años como pedagogo y maestro. Entre sus estudiantes está el ex presidente y jefe del ejército pakistaní Pervez Musharraf y Jam Sadiq, ex presidente de la provincia de Sindh. Ambos expresaron su gran aprecio por la obra del padre Todd. Muchos ex estudiantes desempeñan cargos en puestos clave de la sociedad, de la política y de las fuerzas armadas. El padre Todd nació el 30 de noviembre de 1921 en Karachi y, tras cursar estudios universitarios, se unió a la Orden de los Hermanos Menores. Tras su ordenación sacerdotal en 1948 trabajó en la Escuela Superior St Patrick en Karachi y después lo hizo en la Escuela Superior San Bonaventura en Hyderabad, hasta 1978. Pasó también un tiempo en Quetta pero regresó a la diócesis de Karachi, de nuevo a la Escuela superior St Patrick, donde dirigió el instituto técnico.

El hermano menor Pascal Robert, ex alumno, lo recuerda así para Fides: “Durante toda su vida nos ha enseñado a permanecer unidos a Dios, verdadero y único Maestro de nuestras vidas. En el rosario y en la oración cotidiana siempre encontró la fuerza para llevar a cabo sus responsabilidades con dedicación y celo misionero”.