ASIA/ORIENTE MEDIO - Los Jefes de las iglesias se reúnen con los líderes “globales”: Patriarcas ortodoxos con Putin, el Arzobispo Warda en USA con Pence

Moscú – La contribución del ejército ruso ha permitido al ejército sirio “liberar de los terroristas” incluso las áreas de Siria más queridas por los cristianos. Y la colaboración entre el Patriarcado de Moscú y la Iglesia Católica tendrá un “papel decisivo” para alentar el regreso de los refugiados cristianos a sus hogares, en las regiones liberadas del control de los yihadistas. Lo ha subrayado el presidente ruso Vladimir Putin, al recibir este lunes 4 de diciembre en la estructura presidencial de Novo Ogaryovo a los Patriarcas y Jefes de de Delegación de las Iglesias Ortodoxas que han viajado a Moscú para participar en las celebraciones programadas para el 100 aniversario de la restauración del Patriarcado en la Iglesia Ortodoxa Rusa. Refiriéndose a Siria, el líder político ruso ha recordado que la situación en el país está cambiando gradualmente: “Las fuerzas armadas sirias, con el apoyo del ejército ruso”, ha dicho Putin, “han liberado casi todo el territorio del país de los terroristas, incluidas las regiones históricamente cristianas”. El presidente ruso ha especificado que el apoyo de Rusia no se reservará exclusivamente para los cristianos, sino que se ofrecerá a los sirios de todas las religiones, incluidos los musulmanes, quienes, como bien sabemos – ha proseguido Putin – han sufrido enormemente a manos de bandidos, terroristas y radicales”. “Nosotros – ha informado el presidente ruso - también ayudaremos a los judíos. Algunas organizaciones ya nos han hecho un llamamiento para apoyar la restauración de los lugares sagrados judíos”. El líder del Kremlin también ha dicho que el grupo de trabajo creado entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica podría desempeñar un “papel de primer plano” en la promoción del regreso de la población cristiana a Siria. Según Putin, el regreso de los refugiados cristianos, junto con los de otras comunidades religiosas, podría ser un factor importante para favorecer la restauración de la coexistencia pacífica en el país de Oriente Medio devastado por la guerra. En la reunión con el presidente Putin han estado presentes, entre otros, el patriarca greco ortodoxo de Jerusalén, Teófilo III, y el patriarca greco ortodoxo de Antioquía, Yohanna X, que vive en Damasco.
Este mismo lunes 4 de diciembre, en Washington, el arzobispo redentorista Bashar Warda, al frente de la archieparquía caldea de Erbil, ha sido recibido por el vicepresidente estadounidense Mike Pence. La conversación entre Warda y Pence – según informan fuentes caldeas consultadas por la Agencia Fides - se ha centrado en la condición de las comunidades cristianas en el norte de Iraq y en las iniciativas puestas en marcha para alentar el regreso de los refugiados cristianos a Mosul y a la Llanura de Nínive. El arzobispo caldeo ha dado las gracias al vicepresidente por el interés y las intervenciones que que ha realizado para resolver los problemas experimentados por cristianos y yazidíes, obligados a abandonar sus áreas de asentamiento histórico durante los años del gobierno yihadista del Estado islámico .
Las dos reuniones de Moscú y Washington entre representantes de Iglesias y líderes políticos de talla internacional confirman indirectamente que el apoyo a las comunidades cristianas de Oriente Medio también se ha convertido en un terreno de confrontación y competencia geopolítica. . .