ASIA/COREA DEL SUR - El presidente Moon invita a un párroco a bendecir la Casa Azul: “Sea sabio como Salomón”

Seúl – Como buen católico, antes de establecerse en una casa nueva, el recién elegido presidente coreano Moon Jae-in ha pensado hacer bendecir su nueva residencia. Se trata de la “Casa Azul”, residencia oficial del presidente de la República de Corea del Sur, el edificio que alberga las oficinas presidenciales y es utilizado para recibir a los jefes de estado en visita a Corea. El presidente Moon ha pensado llamar a “su párroco”, es decir el sacerdote que dirige la iglesia católica de la Santísima Trinidad en la zona de Hongje-dong, en Seúl, zona en la que Moon vivía desde el pasado mes de enero.
Según la información de la Agencia Fides, el P. Pablo Ryu Jong-Man, párroco en Hongje-dong, ha aceptado con alegría la invitación y el 13 de mayo, día en que el presidente ha tomado posesión de la nueva casa, ha bendecid a las personas, el lugar, y todas las cosas de la casa Azul. En la solemne ceremonia de bendición el párroco, acompañado por unas religiosas, ha puesto sus manos sobre el presidente y su esposa, y ha rezado por él, para que “sea sabio como Salomón”. Después ha añadido: “Antes de tomar cualquier decisión sobre el estado, reza al Espíritu Santo, Él descenderá sobre ti y te dará su luz y su fuerza”.
Don Pablo Ryu Jong-Man describe al presidente, que conoce bien, como “hombre muy humilde, abierto y piadoso. El Presidente Moon, ha dicho Don Pablo, siempre lleva un anillo de Rosario en su dedo anular de la mano izquierda como muestra de su devoción a María. La entrada en la Casa Azul se ha llevado a cabo el día de la fiesta de la Virgen de Fátima, y por lo tanto su servicio presidencial a la nación comienza bajo la protección de María. El párroco ha dado a la pareja presidencial un cuadro inspirado en el tema de la paz.