ASIA/BANGLADESH - Minorías religiosas y activistas en la mira

Daca – En los últimos tres años las minorías religiosas en Bangladesh se han enfrentado a ataques dirigidos contra ellos. Durante y después de las elecciones de 2014, las aldeas habitadas por grupos religiosos no musulmanes fueron objeto de ataques de individuos y grupos vinculados a los partidos islamitas que saquearon y quemaron propiedades y residencias de ciudadanos hindúes, cristianos y budistas, en diferentes partes del país.
Según la información recibida en la Agencia Fides y contenida en un informe elaborado por la “Conferencia Cristiana de Asia” , unión de diferentes Iglesias cristianas presbiterianas presentes en Asia, que en las últimas semanas ha enviado una delegación para investigar la situación de las minorías religiosas en Bangladesh, se señala que algunos partidos políticos han explotado deliberadamente los sentimientos religiosos de la gente común para intensificar la tensión y la polarización intercomunitaria. Todo esto para sacar ventaja política. Además de lo que han sufrido los defensores de los derechos humanos: “En los últimos dos años al menos diez laicos bloggers, periodistas y activistas de derechos humanos, han sido asesinados sólo porque promovían la libertad de pensamiento, la armonía religiosa, la tolerancia y la transparencia política”, señala la delegación.
En una visita de varios días, el equipo de CCA se ha reunido con varias organizaciones de la sociedad civil, representantes de grupos religiosos minoritarios, iglesias, organizaciones ecuménicas y activistas sociales. El sentimiento que une las vidas de las minorías religiosas en Bangladesh es el miedo, se lee en la nota de la Comisión. La violencia extremista es un problema recurrente en el país, donde en el pasado las minorías religiosas han sufrido intimidación, amenazas y violencia llevada a cabo por grupos extremistas islámicos.
Otro fenómeno difuso es el land grabbing. Al menos 431mil personas, afirma la nota enviada a la Agencia Fides, la mayoría pertenecientes a los pueblos indígenas y a minorías religiosas, continúan viviendo como desplazados internos, víctimas de conflictos o expulsado de sus tierras.
De unos 170 millones de habitantes, los sunitas musulmanes representan el 90% de la población, los hindúes el 9%, mientras que otras comunidades representan en general aproximadamente el 1% de la población.