Amor a Dios y al prójimo para vencer los pecados de la idolatría y la hipocresía

2013-10-16 L’Osservatore Romano

Hipocresía e idolatría “son pecados grandes” que tiene orígenes históricos, pero que todavía hoy se repiten con frecuencia, también entre los cristianos. Superarlos “es muy difícil”: para hacerlo “necesitamos de la gracia de Dios”. Es la reflexión sugerida por el Papa Francisco de las lecturas de la misa celebrada el 15 de octubre por la mañana en la capilla de Santa Marta.

 “El Señor —recordó— nos ha dicho que el primer mandamiento es adorar a Dios, amar a Dios. El segundo es amar al prójimo como a uno mismo. La liturgia hoy nos habla de dos vicios contra estos mandamientos”, que en realidad es uno solo: amar a Dios y al prójimo. Y los vicios de los que se habla efectivamente “son pecados grandes: la idolatría y la hipocresía”. El apóstol Pablo —observó el Pontífice— no ahorra palabras para describir la idolatría. Es “fogoso”, “fuerte” y dice: “la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad, porque la idolatría es una impiedad, es una falta de pietas. Es una falta de ese sentido de adorar a Dios que todos nosotros tenemos dentro. Y la ira de Dios se revela contra toda impiedad, contra los hombres que sofocan la verdad en la injusticia”. Ellos sofocan la verdad de la fe, de aquella fe “que nos es dada en Jesucristo, en la cual se revela la justicia de Dios”. Es —prosiguió el Papa— como un camino de fe en fe “como decía a menudo Juan: gracia sobre gracia, de fe en fe. El camino de la fe”. Pero todos nosotros “tenemos necesidad de adorar, porque tenemos la huella de Dios dentro de nosotros” y “cuando no adoramos a Dios, adoramos a las criaturas” y éste es “el paso de la fe a la idolatría”.

Los idólatras “no tienen ningún motivo de excusa. Aun habiendo conocido a Dios —subrayó el obispo de Roma— no le han glorificado, ni le han dado gracias como Dios”. ¿Pero cuál es el camino de los idólatras? Lo dice muy claramente san Pablo a los romanos. Es un camino que lleva a extraviarse: “se han perdido en sus vanos razonamientos y su mente obtusa se ha entenebrecido”. A esto conduce “el egoísmo del propio pensamiento, el pensamiento omnipotente” que dice que “lo que yo pienso es verdad, yo pienso la verdad, yo hago la verdad con mi pensamiento”. Y precisamente mientras se declaraban sabios, los hombres de los que habla san Pablo “se hicieron necios. Y cambiaron la gloria de Dios incorruptible con una imagen y una figura de hombre corruptible, de pájaros, de cuadrúpedos, de reptiles”.

Se podría pensar —advirtió el Papa— que se trata de actitudes del pasado: “hoy ninguno de nosotros va por las calles adorando estatuas”. Pero no es así, porque “también hoy —dijo— hay muchos ídolos y también hoy hay muchos idólatras. Muchos que se creen sabios, también entre nosotros, entre los cristianos”. Y añadió inmediatamente: “No hablo de quienes no son cristianos; les respeto. Pero entre nosotros hablamos en familia”. Muchos cristianos, de hecho, “se creen sabios, saben todo”, pero al final “se hacen necios y cambian la gloria de Dios, incorruptible, con una imagen: el proprio yo”, con las propias ideas, con la propia comodidad. Y no es algo de otros tiempos porque “también hoy —evidenció el Pontífice— por las calles existen ídolos”.

Pero hay más —añadió—: “todos nosotros tenemos dentro algún ídolo oculto. Y podemos preguntarnos ante Dios cuál es mi ídolo oculto, el que ocupa el lugar del Señor. Un escritor francés, muy religioso, se enfadaba fácilmente. Era su defecto, se enfadaba fácilmente y a menudo. Decía: quien no reza a Dios, reza al diablo. Si tú no adoras a Dios, adoras a un ídolo, ¡siempre!”. La necesidad del hombre de adorar a Dios, que nace del hecho de llevar impresa dentro de nosotros su “huella”, es tal “que si no existe el Dios viviente, estarán estos ídolos”. Y concluyendo, de modo casi provocador, el Papa pidió a todos que hicieran un examen de conciencia con la pregunta: “¿cuál es mi ídolo?”.

El otro pecado “contra el primer mandamiento del que habla la liturgia de hoy es la hipocresía”, prosiguió el Santo Padre. El punto de partida para esta ulterior reflexión lo ofreció el relato de Lucas que habla de “aquel hombre que invita a Jesús a comer y se escandaliza porque no se lava las manos” y piensa que Jesús es un “injusto” porque “no realiza lo que debe cumplirse”. Y así “como Pablo no ahorra palabras contra los idólatras —notó el Santo Padre—, así Jesús no ahorra palabras contra los hipócritas: vosotros fariseos limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero vuestro interior está lleno de avidez y maldad. ¡Es clarísimo! Sois ávidos y malos, necios”. Usa “la misma palabra que Pablo dice de los idólatras: se han hecho necios, necios. ¿Y qué consejo da Jesús? Dad más bien en limosna lo que está dentro del plato y he aquí que para vosotros todo será más puro”.

Jesús aconseja por lo tanto “no mirar las apariencias”, sino ir al corazón de la verdad: “el plato es el plato, pero es más importante lo que está dentro del plato: el alimento. Pero si tú eres un vanidoso, si tú eres un carrierista, si tú eres un ambicioso, si tú eres una persona que siempre se vanagloria de sí misma o a quien gusta jactarse, porque te crees perfecto, da un poco de limosna y ella curará tu hipocresía”.

“He aquí el camino del Señor ―concluyó el Papa―: adorar a Dios, amar a Dios por encima de todo, y amar al prójimo. Es muy sencillo, pero muy difícil. Se puede hacer sólo con la gracia. Pidamos la gracia”.