AMÉRICA/COLOMBIA - “Reclamamos una civilización más fraterna” los políticos católicos de América Latina

Bogotá - “La lacra de la corrupción es lo más dañino para nuestros pueblos de América Latina, la corrupción pública se come a las sociedades, la injusticia e inhumanidad crece en los países industrializados, la globalización de la economía lleva claramente a la falta de solidaridad de nuestras sociedades... Reclamamos una nueva civilización, la civilización de la fraternidad”, así lo ha declarado Gabriela Alejandra Castellanos, directora Ejecutiva del Consejo Nacional Anticorrupción de Honduras, durante una de las ponencias del “Encuentro de católicos con responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos”, que se ha celebrado del 1 al 3 de diciembre, en la sede de la Conferencia Episcopal Colombiana, en Bogotá, organizado por el Pontificio Consejo para América Latina y el Consejo Episcopal Latinoamericano .
“En este encuentro cerrado y no de carácter público, 95 invitados entre cardenales, arzobispos, obispos, sacerdotes y laicos que ejercen o han ejercido cargos políticos en sus países, - según ha informado a la Agencia Fides el padre Rigoberto Pérez, secretario Ejecutivo del departamento de Comunicación del Celam -, han tenido un profundo diálogo para orientar la búsqueda del bien común de la sociedad, intercambiando experiencias, testimonios y reflexiones sobre la responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos”.
En la apertura de las actividades el Papa Francisco, en un vídeo mensaje, ha exhortado a los participantes a realizar “un diálogo en el que la comunión entre personas de la misma fe resulte más determinante que las legítimas oposiciones de opciones políticas”. Enfatizando que la política “es alta forma de caridad,... no es sierva de ambiciones individuales”, además de precisar que es necesario “que los laicos no queden indiferentes a la cosa pública, ni que esperen las directivas eclesiásticas para luchar por la justicia, por formas de vida más humanas para todos”.
A diez años del documento de Aparecida, la Iglesia en América Latina tiene gran conciencia de la importancia de la presencia y contribución de los católicos en la vida política y publica de ahí la exigencia de afrontar de modo inédito esta realidad.“La idea del encuentro - ha explicado el Card. Ouellet a los medios - surgió en marzo de 2016, en la plenaria de la CAL, en esa ocasión el Papa, escribió una carta oficial para estimular este compromiso de los católicos en la vida política y publica recordando a los pastores que tienen que acompañar, sostener, formar a los que tienen estas responsabilidades directas como laicos, pero respetando su autonomía, sin caer en el clericalismo y en el dictar las opciones políticas que deben seguir”.
“Este encuentro – ha dicho el Secretario General del CELAM, Monseñor Juan Espinoza tras finalizar el evento -, ha permitido a los políticos y religiosos reconocerse como hermanos y definir un objetivo común que es el de construir un mundo mejor”.
Entre las conclusiones del encuentro, según un comunicado enviado a la Agencia Fides por el departamento de Comunicación del Celam, han destacado la necesidad de formación en política de los jóvenes y la repetición de estos encuentros a nivel nacional. Además se han tratado temas como: la cultura de la vida, la familia, educación, inclusión social, migraciones, desarrollo con equidad, ecología integral, la cultura del encuentro, la reconciliación y la paz. Al tiempo que se ha analizado la situación política de países como Venezuela, Honduras y Colombia, en lo que respecta a proceso de paz, diálogos con las Farc y con el ELN.