Al santo Cura Brochero, de Argentina, hay que pedirle la gracia de la oración, según las palabras del Papa

2017-03-16 Radio Vaticana

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

El santo Cura Brochero, que se celebra el 16 de marzo, del país de Papa, beatificado y canonizado por Francisco, en el imaginario de los paisanos del valle de Traslasierra, en Córdoba, Argentina, no se lo puede separar de la mula malacara, porque con ella visitó rancho por rancho, casa por casa a todas las familias y a cada pasianos de su curato, para invitarlos personalmente a la oración de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola, en la Casa que construyó con la gente de su parroquia.

Yo que soy de la zona y que le debo a Brochero la vocación jesuita, considero que la gracia más importante que le podemos pedir al Santo Cura Brochero, es la gracia de la oración, que es lo que él más quería para los suyos. Sí, la gracia de la oración que nos permite conocer a Jesús, Hijo de Dios, para amarlo y seguirlo, y servirlo en nuestros hermanos.

El día de la canonización de Brochero y otros santos, Francisco dedicó toda la homilía a la oración: “Los santos son hombres y mujeres que entran hasta el fondo del misterio de la oración –dijo entre otras cosas-. Hombres y mujeres que luchan con la oración… pero no solos: el Señor vence a través de ellos y con ellos… Por ello han permanecido firmes en la fe con el corazón generoso y fiel. Que, con su ejemplo y su intercesión, Dios nos conceda también a nosotros ser hombres y mujeres de oración… hasta que triunfe la misericordia divina”. @jesuitaGuillo

(from Vatican Radio)