Ahogados por los traficantes -Al menos cincuenta migrantes obligados a lanzarse al mar en el golfo de Adén

2017-08-10 L’Osservatore Romano

Una nueva tragedia de la inmigración sucedió hoy a lo largo de las costas yemeníes, en el golfo de Adén. Cerca de 180 migrantea han sido obligados por los traficantes a lanzarse al mar desde la patera en la que viajaban. Escapaban del Cuerno de África hacia Yemen. Lo da a conocer la Organización internacional para la migración (Oim), afirmando que los desaparecidos son al menos cincuenta y que por el momento han sido recuperados solamente cinco cuerpos. Esta nueva tragedia sucede menos de 24 horas después de otro terrible episodio. El día anterior los traficantes obligaron a más de 120 personas, sobre todo jóvenes, a lanzarse al mar. La motivación del gesto de los traficantes parece ser la misma, en ambos casos: habían avisado a la policía yemení.

El miércoles, durante un control rutinario, el equipo de la Oim encontró los restos de 29 migrantes africanos sepultados en la arena de los supervivientes a la tragedia, en la provincia yemení de Shabwa, en el golfo de Adén. Los trabajadores de la Onu socorrieron también a 27 jóvenes supervivientes a la masacre que se habían quedado en la playa. Los muertos eran «más bien todos jóvenes; la edad media estaba cerca de los 16 años» dijo la portavoz de la Oim Olivia Headon, que definió lo sucedido como «chocante y deshumano».

La narración de quien ha conseguido salvarse es atroz. «Los supervivientes nos han dicho que fueron obligados a lanzar al agua; algunos incluso fueron empujados físicamente al mar por el traficante que después regresó a Somalia para tomar otro grupo de personas para llevar a Yemen siguiendo el mismo camino» explicó Laurent de Boeck, el jefe de la misión Oim en Yemen. «El sufrimiento de los migrantes en esta ruta es enorme. Demasiados jóvenes pagan a los traficantes con la falsa esperanza de un futuro mejor» concluyó de Boeck. «Los traficantes están activos en el Golfo de Adén y en el mar Rojo: ofrecen falsas promesas a los migrantes que son vulnerables» añadió.

La estrecha distancia de mar entre el Cuerno de África y Yemen es una ruta muy utilizada por los traficantes de seres humanos. Una ruta que, según la Oim, este año ya ha sido recorrida por al menos 55.000 personas (un tercio mujeres) procedentes en gran parte de Somalia y Etiopía. Parten con la esperanza de poder pasar de Yemen hasta las monarquías del Golfo, Arabia Saudí en primer lugar, que son países muy ricos, con un alto nivel de vida. Lamentablemente, durante el viaje son vendidos por los traficantes, obligadas a prostituirse y maltratar. A veces, incluso son detenidas en grandes cárceles en el desierto: mueren de hambre en el más completo silencio.