ÁFRICA/REP. CENTROAFRICANA - Un atentado durante el concierto de la paz en el barrio musulmán enciende fuertes tensiones en Bangui

Bangui - Cuatro muertes y una veintena de heridos es el balance del ataque explosivo a un café el 11 de noviembre en Bangui, capital de la República Centroafricana.
Algunos extraños arrojaron un arma explosiva contra el “Au-carrefour de la Paix”, mientras estaba actuando el cantante Ozaguin, que es una celebridad en Centroáfrica.
El café está ubicado en el barrio PK5, habitado mayoritariamente por musulmanes, pero en el concierto estaban presentes musulmanes y cristianos. El evento había sido organizado por jóvenes cristianos y musulmanes con el objetivo de unir a las dos comunidades divididas por el odio y el resentimiento debido a la guerra civil que estalló en 2012, cuando los rebeldes Seleka, en su mayoría musulmanes, asediaron Bangui, expulsando al ex presidente François Bozizé.
Después del ataque, se ha desencadenado la represalia de la población del PK5 quienes han asesinado al menos a tres víctimas de entre los cristianos que habían ido al distrito musulmán para asistir al concierto. A su vez, algunos jóvenes cristianos han atacado a los conductores musulmanes de moto-taxi que se dirigían a sus barrios.
“Todavía no se sabe quién ha cometido este atentado y por qué”, dicen fuentes de la Iglesia local a la Agencia Fides. “Si querían volver a crear división, lo han conseguido, porque han iniciado represalias ciegas contra personas inocentes. La situación sigue siendo muy tensa. Los barrios de la zona del PK5 están desiertos, como en los días de la guerra civil, y los que han permanecido en la zona, han construido barricadas para proteger sus hogares y tiendas”, dicen fuentes de Fides, confirmando que “algunos jóvenes cristianos que habían ido al KM5 para comprar productos para sus tiendas y han sido apuñalados y asesinados”.
El Primer Ministro Simpli-Mathieu Sarandji, ha condenado con firmeza “esto acto criminal”, que ha golpeado tanto a las familias musulmanas como a las cristianas, y ha vuelto a encender las tensiones ínter-comunitarias en Bangui, que hasta ahora había escapado de la violencia que está desestabilizando otras zonas del País.