ÁFRICA/KENIA - Los obispos lanzan un Foro para el diálogo nacional mientras la crisis política peligra con hacer explotar el País

Nairobi - “El País corre el peligro de caer en un conflicto grave, si la situación en la que estamos ahora continua. Por ello hemos querido anunciar este Foro de Diálogo Nacional para buscar una vía de salida”. Así lo han anunciado los obispos de Kenia, en la declaración publicada al final de su Asamblea Plenaria que terminó ayer 9 de noviembre en Nakuru.
La situación política y social en el país sigue siendo tensa después de las controvertidas elecciones presidenciales del 26 de octubre, ganadas por el presidente saliente Uhuru Kenyatta pero boicoteadas por el contendiente opositor Raila Odinga. Odinga llamó a la desobediencia civil mientras que algunos activistas de derechos humanos apelaron ante el Tribunal Supremo para invalidar la votación. La votación del 8 de agosto ya había sido invalidada por la Corte Suprema por una denuncia de Odinga, obligado a los votantes a regresar a las urnas el 26 de octubre.
“Estamos en presencia de una nación dividida por la mitad en líneas políticas y étnicas”, dicen los Obispos. Según informes de la prensa local, los movimientos secesionistas en la costa están volviendo a surgir, alentados por el gobernador de Mombasa, Hassan Joho, Kilifi, Amason Kingi y algunos miembros electos de la oposición.
Los obispos también lamentan “la violencia y la brutalidad de la policía en varias partes del país” y critican a “los líderes políticos que siguen polarizando el país, con actitudes beligerantes. “Hemos escuchado peticiones claras de secesión y de desobediencia civil, manifestaciones, protestas y boicots que sólo están aumentando las tensiones. Hace algunos meses, esperábamos que las elecciones unieran Kenia, en vez de eso han creado más división”. “Cualquiera que ame a este país puede ver la desigualdad en la distribución de recursos, la falta de voluntad política para levantar económicamente las regiones afectadas por la pobreza extrema; el saqueo de los recursos públicos destinados a los pobres y al desarrollo; la manipulación de la población por parte de algunos políticos y la radicalización de la política. Todos estos fundamentos están llevando a Kenia a aguas peligrosas de intolerancia e ira que podrían destruirnos a todos”, enfatizan en su mensaje.
“Sabemos que muchos keniatas están a punto de perder la esperanza y caer en la desesperación. Queremos asegurarles, queridos keniatas, que entendemos vuestras preocupaciones y ansiedades. ¡Todavía hay esperanza para Kenia!”, afirman los obispos.
“En consecuencia, los obispos católicos, después de analizar y reflexionar, han decidido organizar un foro para el diálogo nacional, con el fin de reunir a todos los sectores de la sociedad de Kenia, para buscar el verdadero marco de nuestro país, para poder establecer la agenda de una discusión que conduzca a soluciones concretas”, dice el mensaje. “Independientemente del resultado de la decisión del Tribunal Supremo sobre la apelación y de cualquier evolución de la situación política, estamos convencidos de que se necesita un foro para el diálogo nacional”, subrayan los Obispos. Los puntos sugeridos son: dificultad para celebrar elecciones pacíficas y reformar el proceso electoral; reconciliación nacional; criterios para abordar problemas de governance a largo plazo; transparencia y responsabilidad; pobreza, desempleo, desigualdades económicas, resolución de conflictos. “Creemos que este Foro ofrecerá la oportunidad a todos los keniatas, y en particular a los principales actores políticos, para participar de forma constructiva en el objetivo de trazar el camino a seguir hacia la paz”.