• Conferencia de prensa sobre las próximas iniciativas de la Fundación vaticana Joseph Ratzinger – Benedicto XVI

A los miembros de la “Papal Foundation” (27 de abril de 2017)

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LOS MIEMBROS DE LA "PAPAL FOUNDATION"

Sala Clementina
Jueves 27 de abril de 2017

[Multimedia]

Señor cardenal, amables señores y señoras:

Me alegra saludaros, miembros de la Papal Foundation, durante vuestra visita anual a Roma. Nuestro encuentro de hoy está impregnado de la alegría del tiempo pascual, en el que la Iglesia celebra la victoria del Señor sobre la muerte y el don de la nueva vida en el Espíritu Santo.

Deseo que vuestra peregrinación a la Ciudad Eterna os refuerce en la fe y en la esperanza, como también en vuestro compromiso de promover la misión de la Iglesia sosteniendo muchas iniciativas de naturaleza religiosa y caritativa que son muy importantes para el Papa. El mundo de hoy, a menudo marcado por la violencia, la avaricia y la indiferencia, necesita mucho de nuestro testimonio del mensaje de esperanza en la fuerza redentora y de reconciliación del amor de Dios, que emana del Evangelio. Estoy agradecido por vuestro propósito de ayudar a los esfuerzos de la Iglesia en proclamar tal mensaje de esperanza hasta los confines de la tierra y de trabajar por el progreso espiritual y material de nuestros hermanos y de nuestras hermanas en el mundo, especialmente en los países en vía de desarrollo. Cada uno de nosotros, como miembro vivo del Cuerpo de Cristo, está llamado a promover la unidad y la paz de la familia humana y de todos aquellos que la componen, según la voluntad del Padre, en Cristo. Os pido, como parte esencial de vuestro empeño en la obra de la Papal Foundation, rezar por las necesidades de los pobres, por la conversión de los corazones, la difusión del Evangelio y por el crecimiento de la Iglesia en la santidad y en el celo misionero. Y os pido, por favor, que no os olvidéis de rezar por mí.

Queridos amigos, con estas palabras de aliento, y con gran afecto, os encomiendo a vosotros y vuestras familias a la amorosa intercesión de María, Madre de la Iglesia. A todos vosotros imparto mi Bendición Apostólica como prenda de alegría y de paz en el Señor. Gracias.